Internet de las Cosas y reducción de costos energéticos

Has oído hablar de la Internet de las Cosas, bueno hasta hace poco parecía imposible que tecnologías como blockchain o la inteligencia artificial llegaran a formar parte del ADN de las compañías energéticas. Sin embargo, la revolución energética ha sido impulsada gracias a la digitalización que, además de los retos que supone, ha abierto un campo de oportunidades, tendiendo a unir una serie de elementos que antes estaban bastante mas distanciados, así nos encontramos con electrodomésticos inteligentes, la domótica funcionando a full en nuestros hogares, los antiguos y los nuevos medios de comunicación y entretenimiento corriendo por fibra óptica de alto tráfico, ¡en nuestras casas! hasta hace poco esto era poco probable.

Así, de la anterior sencilla corriente alterna se ha llegado tecnologías como las smart grids o redes inteligentes que conjugan electricidad, comunicaciones y sistemas de información para dar respuesta a los objetivos de eficiencia energética y los desafíos medioambientales, muy a la orden del día en la actualidad, debido a la gran contaminación que asola el mundo.

La era digital y el mercado energético

El uso de Internet y de las nuevas tecnologías ha creado un cambio en el mercado energético, modificando las estrategias competitivas, los modelos de negocio y las empresas del sector.

Gracias a esto, tanto las pequeñas como las grandes compañías han implementado en sus procesos tecnologías como la inteligencia artificial, el blockchain o el Internet de las Cosas (IoT).

Las compañías tradicionales han visto cómo aparecían nuevas compañías que, gracias a Internet y la digitalización, conseguían reducir costes, colocándose a la cabeza de la elección del usuario, gracias a que han podido reducir el coste del kilovatio hora.

La cadena de bloques está entre las innovaciones que se están implantando con mayor intensidad. El uso del blockchain facilita los procesos de certificación de la energía producida, lo que va a permitir adaptar en un futuro el modelo de funcionamiento de los mercados eléctricos y la comercialización de energía de origen renovable. Entre los principales beneficios se destaca la reducción de costes de transacción al eliminar los intermediarios y la supresión de los procesos de backoffice de confirmaciones y validaciones.

Equipos conectados

Actualmente tan solo el quince por ciento de los equipos que se encuentran en infraestructuras eléctricas de media tensión se encuentran conectados entre sí. Este porcentaje se reduce si nos centramos en equipos sensorizados o en el análisis de los datos generados por esos equipos.

Poseer tu equipamiento conectado además, de un software de análisis de datos es imprescindible debido a las nuevas normativas. Además, esta gestión de datos nos da grandes ventajas como la predicción de fallos, alarmas en tiempo real o mejora de la eficiencia operativa entre otras.

Conocer lo que ocurre en tiempo real

Gracias a la digitalización y los contadores digitales, tanto las compañías eléctricas como los usuarios pueden saber qué ocurre en su suministro en tiempo real. Esto permite a las compañías controlar mejor el gasto y posibles necesidades o problemas en tiempo real.

Por otro lado, al usuario le permite un mayor control de su consumo, cosa que se puede usar para reducirlo y aumentar la eficiencia energética.